Global]]

CUidado del sistema respiratorio

Alimentos para el aparato respiratorio fuente..
Alimentos para el aparato respiratorio ~ Salud y bienestar

Para mantener nuestro sistema respiratorio en buen estado es necesario tener unos hábitos saludables, entre lo que se encuentran llevar una alimentación sana y equilibrada, practicar ejercicio y mantener los ambientes ventilados y libres de agentes contaminantes.
wpid-hombre20a1-2014-12-27-13-27.jpg

Existen una serie de alimentos capaces de prevenir los síntomas más comunes de los problemas respiratorios:

La cebolla contiene compuestos azufrados que ayudan a mejorar la actividad mucolítica y antiinflamatoria de las mucosas; mejora la tos (ya que favorece la humedad de las vías respiratorias) y ayuda a expulsar las flemas.
El ajo, por su contenido en anilina, es un excelente antibiótico. Posee propiedades antisépticas, depurativas y bactericidas; es expectorante y desinflamante y muy adecuado para casos de bronquitis, gripe y tos
Los rábanos también contienen compuestos azufrados, capaces de eliminar la mucosidad bronquial y por su contenido en folatos, refuerzan las defensas.
Los cítricos debido a la presencia de vitamina C (presente en pomelos, mandarina, limones y naranjas), ayudan a reforzar las defensas y a fortalecer el sistema inmunitario.
Las frutas y verduras debido a la presencia de vitaminas o minerales así como a la de ciertos fitoquímicos, actúan como excelentes antioxidantes y reducen el estrés al que se someten las vías respiratorias.

Alimentos para el aparato respiratorio – YouTube

https://www.youtube.com/watch?v=uH802-axnMU

Cuidado y limpieza de las vías respiratorias

wpid-EPOC-TRATAMIENTO-CELULAS-MADRE-2014-12-27-13-27.jpg

Nuestro árbol de vida.
wpid-EPOC-VII-foro-madrid1-550x314-2014-12-27-13-27.jpg
El sistema respiratorio es el árbol mágico que sustenta la vida, es vital para nuestra existencia; sin aire no podemos vivir más que unos pocos minutos y, sin embargo, le prestamos muy poca atención a nuestros pulmones, les castigamos con el aire contaminado de las ciudades, con respiraciones cada vez más cortas y rápidas y sin una higiene constante que los fortalezca. Respirar es vivir y es nutrir nuestro organismo. Nuestras células usan el oxígeno constantemente para desarrollar reacciones metabólicas que producen ATP (Adenosin Trifosfato) y liberar energía a partir de las moléculas de nutrientes. A su vez, todas estas reacciones generan CO2 (dióxido de carbono) que debe eliminarse de forma rápida y eficiente para evitar tener concentraciones peligrosas en el organismo. Un sistema respiratorio fuerte y saludable ayuda a absorber correctamente O2 y a la eliminación de CO2, al mismo tiempo que contribuye a regular el PH de la sangre, filtra, calienta y humedece el aire inspirado y elimina agua y calor con el aire exhalado.

Con la llegada del frío las vías respiratorias si no se cuidan se empiezan a resentir causando múltiples malestares y molestias: rinitis, sinusitis, acumulación de mucosidades…, la frase “no puedo ni respirar” es de las más escuchadas por todos. Sin embargo, con cuidado y apostando por la prevención los inviernos no tienen por qué ser tan duros para la vías respiratorias, facilitando sin problemas la eliminación de mucosidades. Además, no podemos olvidar que el sistema respiratorio está fuertemente vinculado al digestivo, según la Medicina Tradicional China existe una relación muy estrecha entre los pulmones y el intestino grueso en el sentido de que ambos se encargan, por un lado, de eliminar lo que no necesitamos (dióxido de carbono y heces, respectivamente) y, por otro, de proveernos del oxígeno y los nutrientes vitales para la existencia. La relación entre ambos órganos es tal que cuando tenemos el pulmón débil y la respiración no es lo suficientemente profunda, el movimiento del diafragma sobre el intestino grueso no tiene la energía suficiente como para favorecer la evacuación. Y viceversa, si se sufre de estreñimiento o se tienen muchos gasas tras las comidas, el espacio de la cavidad torácica también se va a ver reducido y en consecuencia la respiración se vuelve superficial.
wpid-aparatoespiratorio6tituloses-2014-12-27-13-27.jpg
El sabor del pulmón
El picante es el sabor que estimula al pulmón, ejerce un efecto tónico sobre él facilitándole que pueda enfrentarse mejor a las agresiones externas: frío, humedad, calor… Una infusión de jengibre es de lo más recomendable para tomar diariamente con la llegada del frío. Esta planta perenne de la que utilizamos su rizoma en la cocina tanto como especia, como para preparar infusiones, se caracteriza por su sabor picante. El jengibre ayuda a aliviar la congestión nasal y a eliminar las mucosidades, favorece la circulación y estimula la eliminación de microorganismos perjudiciales. Su consumo aumenta la riqueza de la flora intestinal, lo que evita la aparición de putrefacciones intestinales que causan meteorismo e hinchazón abdominal. La pimienta de cayena, la cebolla y el ajo, es un trío que tampoco nos debe de faltar para estimular el funcionamiento de las vías respiratorias y ayudar a expulsar mucosidades, junto a los nabos, rábanos, pera (tiene una gran afinidad con los pulmones) y miel, poderosos desintoxicantes capaces de combatir la congestión y matar los virus de una forma natural, fortaleciendo las defensas.

Depuración respiratoria
Estemos o no constipados, limpiar y depurar nuestras vías respiratorias de una manera habitual es un hábito sumamente saludable. Contamos con varias herramientas muy sencillas y fáciles que podemos usar con frecuencia para evitar acumulaciones: vahos que nos van a ayudar a ablandar, humedecer y eliminar mucosidades de los senos nasales, garganta, bronquios y oído interno, masajes especializados de aromaterapia, ejercicios de respiración específicos, limpieza con Neti lota, infusiones expectorantes, escapadas a la montaña para oxigenar al máximo los pulmones, baños para los pies y el uso de saunas.

• Vahos: para preparar el baño de vapor utilizaremos plantas medicinales que nos van a ayudar a fluidificar y eliminar las acumulaciones y bacterias de las vías respiratorias. Las plantas más recomendables son los brotes de pino, el tomillo, la salvia, el gordolobo, la manzanilla amarga, las hojas de eucalipto y la flor de tilo. Se pueden utilizar en vez de la planta su aceite esencial. Unos 20 minutos de vahos es suficiente para que las plantas cumplan su función curativa, al acabar es bueno untar las mucosas con aceite de sésamo.

• Masajes: de acuerdo con la MTC para descongestionar el pulmón es muy favorable realizar un masaje por el recorrido de su meridiano (bilateral desde un punto por debajo del hombro y por encima y hacia el lado de la parrilla costal, desciende por la parte anterior del brazo hasta el extremo del pulgar) y en puntos relacionados con el mismo. El efecto del masaje es mayor si se realiza la siguiente mezcla de aceites esenciales: eucalipto, menta, salvia y tomillos diluidos en aceite de sésamo, almendra o aguacate. También el aceite esencial de árbol del té es muy expectorante y balsámico, muy útil para realizar un masaje pectoral.

• Respiración: es la base de la vida. La respiración marca toda nuestra existencia, a partir de ella nos nutrimos y desarrollamos. Practicar una respiración abdominal diariamente durante 10 minutos dos veces al día es fundamental para ventilar y activar las bases de los pulmones, que reposan sobre el diafragma, logrando oxigenar mejor todo el cuerpo.

• Limpieza con Neti lota: se trata de un recipiente con una forma parecida a una tetera que nos va a permitir introducir el agua por una fosa nasal y expulsarla por la otra. Lo más aconsejable es llenar la lota con agua salada.

• Infusiones expectorante: podemos utilizar las mismas plantas que para los vahos, muy aconsejable el tomillo, los brotes de pino, menta, el eucalipto, la flor de tilo, el jengibre, el clavo, la canela, la salvia, el gordolobo…

• Baños de pies: curiosamente los baños de agua caliente en los pies ayudan a despejar las vías respiratorias. Nada mejor que un baño caliente al que le podemos incorporar jengibre seco o fresco rallado y tomillo para que el baño sea mucho más efectivo y notemos resultados inmediatamente.

• Sauna: la mejor es la tipo finlandesa, suave y seca, una vez a la semana. Si se puede incorporar a la sauna un recipiente con aceite esencial de tomillo, eucalipto y pino, sus moléculas aromáticas se difundirán rápidamente penetrando en las vías respiratorias despejándolas, desinfectándolas y limpiándolas.

• Escapadas a la montaña: ¿qué mejor para la salud que pasear y respirar el aire puro en plena naturaleza para oxigenar el organismo? Te lo recomiendo, al menos, una vez al mes.

No queremos cerrar este artículo sin antes hablaros de la kalanchoe, una maravillosa planta originaria de la isla africana de Madagascar que limpia el aire y que, al contrario de la gran mayoría de las plantas, se puede dormir tranquilamente con ella, ya que no consume oxígeno, sino que lo produce. Por este motivo es perfecta para tener en la habitación de las personas con afecciones respiratorias.

Celia Valenciano
Departamento de Comunicación de El Vergel
www.el-vergel.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s