Global]]

”Reconciliarse con la vida”

”Reconciliarse con la vida”
wpid-Capturadepantalla2014-02-22alas21.07.54-2014-02-22-21-07.png
Carmelo Ríos

(del libro, “Yoga del Agua, Volver al Océano” de Carmelo Ríos, ediciones Alfaomega)

Los lamas tibetanos enseñan una técnica a los moribundos que desean una prórroga de vida. Cuando un santo lama ve acercarse el instante de su último aliento y necesita prolongar por algún tiempo su energía, con objeto de finalizar alguna misión o impartir una enseñanza a sus discípulos, realiza un acuerdo con la energía de la vida, la fuerza creativa e infinitamente compasiva del Cosmos. Para ello, libera animales que van a ser sacrificados, o realiza otros actos de compasión hacia la Madre Naturaleza, cómo esparcir semillas por los campos, salvar la vida a los árboles, a las plantas, y hasta del mas minúsculo ser. Y ésta vibración poderosamente expansiva y creadora de la Madre Vida, le concede el mérito de un tiempo superior al que su prana les permitía y le otorga un crédito energético inesperado pero suficiente para finalizar su santa labor.

Los naturópatas y los maestros de la homeopatía saben bien que en las tumbas de personas que mueren de cáncer, nacen a veces espontáneamente plantas anti-cancerígenas, inhabituales de esa región. Que en los jardines de los hospitales especializados en enfermedades hepáticas o del riñón, crecen plantas medicinales aptas para ese tipo de enfermedades. Un veterinario homeópata me contó en una ocasión, que uno de sus pacientes, una hermosa vaca, sufría de un grave estado de tristeza y melancolía, al punto de haber dejado de dar leche e incluso se temía por su vida. Tras hablar largo rato con su amo, que la adoraba como a un miembro mas de su familia, decidió administrarle a la vaca el mismo remedio homeopático que hubiera querido recetarle a su amo¡.

La filosofía de la agricultura biodinámica de Rudolf Steiner o el movimiento de conservación de la Naturaleza Chipko, de la medicina vibracional del Dr. Bach y cualquier forma de ecología e incluso de espiritualidad verdadera, se basan en este principio de similitud o de reciprocidad homeopática. (literalmente, homeopathia significa ‘ sufrimiento común‘) Si perdonamos la vida a un inocente cordero, o a un lobo, o a cualquier otro ser vivo, nos convertimos en aliados de su familia vital . En la India se dice que hasta la madre tigresa siente amor y protege a su cachorro hasta que este comienza a comportarse como un adulto. Entonces, incluso para su propia madre deviene un enemigo potencial. De igual forma, los maestros espirituales nos recomiendan comportarnos simple como un cachorro de tigre. En el momento en que nosotros, los humanos, nos convertimos en depredadores, en salvajes destructores, la Energía de la Vida que los Griegos llamaban Gaya, también se convierte en nuestro enemigo.

De forma intuitiva, los grandes genios, los grandes creadores de todas las épocas han entrado, aun sin saberlo, en sutil comunicación con esta fuerza creativa del Universo, esa divina shakti del hinduismo. Los lamas recomiendan a toda persona enferma, a todo aquel que atraviese por una crisis vital, que se pongan en inmediata comunicación con esa energía todopoderosa; que planten árboles, liberen animales de los mataderos, que adopten a un perro o un gato de un centro de protección (donde en general se les sacrifica impunemente), o que, simplemente, esparzan semillas de flores y plantas medicinales por la Naturaleza. Todo está sutilmente interconectado, todo fluye a través de una interacción misteriosa, de una música, de una reciprocidad vital. Todos vivimos los unos a través de los otros. Todo existe a través de todo y el uno incluye a lo múltiple. Los pensamientos luminosos de amor, de amistad, de compasión, de perdón, de concordia, atraen a nuestras vidas lo mejor de ese Cosmos manifestado, pues el mundo que nos rodea, el Universo en que existimos, vivimos y somos, es un reflejo de nuestros pensamientos, una creación de nuestra propia consciencia, una proyección del estado de nuestra mente.

Se cuenta que el propio Leonardo da Vinci, cuando lograba vender alguna de sus creaciones, a menudo a precio de pan y lentejas, corría al mercado para comprar pájaros y liberarlos inmediatamente. ¿ Sabía tal vez, que la Fuerza de la Vida mira anhelante a todos aquellos que la ayudan, la protegen, aman y la respetan, y que se convierte en su aliado en situaciones de riesgo ?. El Maestro Philippe de Lyón decía que si salvamos la vida a una criatura inocente, a una araña por ejemplo, toda la familia, toda el alma de las arañas se convierte en nuestro benefactor y si algún día nos perdemos en el bosque, una araña, de forma sutil podrá mostrarnos el camino. Es tal vez la misma aptitud que deberíamos adoptar ante cualquier acontecimiento o crisis de nuestra vida. ¡Estar siempre gozosos.! Deberíamos comportarnos como un delfín, hasta el último aliento de nuestra vida.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s