Global]]

El Proceso Digestivo, por Andreas Moritz

El Proceso Digestivo, por Andreas Moritz

wpid-proceso+digestivo.gif-2013-08-28-17-23.png

El proceso digestivo en realidad comienza en la boca. Aquí, la comida es pre-digerida por la saliva, señalandoles al páncreas y al intestino delgado, que una comida está en el camino. Estos órganos a continuación, sueltan los diferentes tipos y cantidades de enzimas digestivas y minerales necesarios para descomponer los alimentos en los componentes más pequeños de nutrientes.

No sólo es necesario para masticar bien cada bocado para que se pre-digieran correctamente, pero la investigación sugiere, que masticar también reduce la liberación de hormonas del estrés. Comer una comida – lo que significa que se está ingiriendo “calorías” – suele ser un evento estresante para las personas que tienen sobrepeso. Esto a su vez conduce a la ansiedad, el miedo y la inseguridad, que tiende a hacer una masticación aún más rápida.

Una vez que el alimento entra en su estómago, sus enzimas salivales siguen para ser digeridas en este órgano, hasta por una hora. Sólo entonces el estómago comienza la secreción gástrica de sus jugos de ácido clorhídrico, enzimas, sales minerales, moco y agua. El ácido mata a los microbios y parásitos que están presentes naturalmente en los alimentos, así como sustancias nocivas, tales como aditivos alimentarios y productos químicos. Además, se liberan enzimas especiales para actuar sobre las proteínas.

Una vez saturado el ácido suficiente, la comida es bombeada hacia el intestino delgado, que es de aproximadamente 6 metros o 18 pies de largo. Este órgano, espiral de tubo, es el responsable de la mayor parte de la digestión química y absorción de nutrientes, de agua y de sal.

Al mismo tiempo, el hígado vierte la bilis y el páncreas aporta las enzimas digestivas, los minerales y el agua para romper aún más los almidones. La bilis, por otro lado, metaboliza las grasas y las proteínas. Los nutrientes absorbidos son metabolizados a través de las paredes del intestino delgado y pasan a la sangre, lo que los lleva hasta el hígado para la desintoxicación. El resto son neutralizados por el sistema linfático.

Los procesos metabólicos complejos del cuerpo son impulsados por el Agni, o el “fuego digestivo” que son los “cocineros” de los alimentos y sus nutrientes, mientras éstos están siendo procesados. El Agni es alimentado por la bilis, sin que ninguno de los otros jugos digestivos sea suficientemente eficaz como para descomponer los alimentos en sus componentes nutritivos.

No hay que subestimar el papel de la bilis, que en un ambiente congestionado lleva a la formación de cálculos biliares que contribuyen a la enfermedad y al aumento de peso. La bilis, que es alcalina, diluye el ácido clorhídrico. Esto hace posible que el intestino secrete las enzimas digestivas necesarias para el metabolismo.

Un valor de pH intestinal de alta acidez que bloquea la secreción de enzimas, se convierte en un obstáculo importante para la correcta digestión de los alimentos. Siempre y cuando la secreción de la bilis de los conductos biliares del hígado y de la vesícula biliar, no sean obstaculizados por cálculos biliares, nos estaremos garantizando una buena digestión, siempre y cuando comamos alimentos naturales e integrales, frescos y sanos.

Los carbohidratos refinados, azúcares refinados y aditivos químicos en los alimentos procesados y bebidas, reducen significativamente al Agni. Ninguna de estas sustancias fueron diseñadas por la naturaleza para ser ingeridas, y cualquier cosa que no es natural, y peor aún, que se consuma regularmente y en grandes cantidades, bloquea el fuego digestivo.

Aquí es donde la crisis de la toxicidad, y las raíces de la obesidad, comienza. Cuando el Agni es bajo, los alimentos que no son digeridos no pueden atravesar la pared intestinal hacia el torrente sanguíneo. Se convierte, entonces, en un objetivo para las “bacterias destructivas” que comienzan con la fermentación y putrefacción en el intestino. Una reacción en cadena se pone en marcha con bacterias destructivas, las toxinas y los gases tóxicos que ponen en peligro las funciones digestivas. Con el tiempo, la capacidad del intestino para absorber los nutrientes se disminuye enormemente. Más y más toxinas se generan, así como residuos, lo que congestiona cada vez más el tracto gastrointestinal, por no mencionar el daño que causa también el hígado en su efecto rebote. En esta etapa, la comida se convierte en veneno.

He aquí un hecho sorprendente: un tercio de la población del mundo occidental ha sido diagnosticado con problemas intestinales. Echa un vistazo a la dieta del estadounidense medio y estilo de vida, y te dirá por qué.

La conexión mente-cuerpo está claramente demostrado por el intestino delgado. La corteza cerebral del cerebro, que controla el pensamiento, está íntimamente relacionado con el proceso digestivo. Por lo tanto, no sólo de alimentos, sino también los pensamientos deben estar correctamente “digeridos” o procesados de manera que no nos causen ningún daño.

Pensamientos sin digerir tienen un efecto tóxico en el cuerpo como un todo y en el sistema digestivo en particular. Miedo, rabia, shock, trauma, ansiedad y otras emociones negativas pueden ser encerrados en la memoria celular de los intestinos por un largo tiempo y sin ninguna indicación más clara de su presencia. Una vez que han alcanzado un cierto grado de concentración, de repente puede estallar y alterar la personalidad de uno de una manera negativa. Esto puede ser perjudicial para el cuerpo.

En otras palabras, si usted se siente a menudo molesto, enojado, preocupado o triste, simplemente, la persona es propensa a sufrir no sólo de la “indigestión mental”, sino también de indigestión física. Desequilibrios del intestino delgado se caracterizan por aferrarse a las cosas en nuestro interior, independientemente de si se trata de alimentos no digeridos o conflictos emocionales no resueltos.

Es interesante notar que la “hormona de la felicidad ‘se produce en el sistema digestivo. De hecho, el 95 por ciento de la serotonina se produce en el sistema digestivo y regula las funciones digestivas, y sólo un 5 por ciento se produce en el cerebro. La falta de felicidad disminuye la secreción de serotonina y con ello, debilita el proceso digestivo.

Lo contrario también es cierto. Si usted está sufriendo de indigestión crónica o consume habitualmente alimentos altamente procesados, refinados y desnaturalizados, comenzará a acumular residuos tóxicos en sus intestinos. Estos residuos pueden dar lugar a nerviosismo, hiperactividad o cualquier otra condición emocionalmente volátil.

Permítanme decirlo de esta manera. A grandes rasgos, podemos decir que las toxinas en los intestinos son la contraparte física de los pensamientos negativos. Y a través de la conexión mente-cuerpo, los pensamientos y sentimientos negativos se traducen en venenos, y viceversa.

[Este es un extracto del libro “sentirse bien, bajar de peso” por Andreas Moritz]

Andreas Moritz es un escritor y practicante en el campo de la medicina integrativa. Es autor de 13 libros (http://www.ener-chi.com/book.htm) sobre diversos temas relacionados con la salud holística, incluyendo “El hígado Amazing Flush la vesícula biliar”, “Eternos Secretos de la salud y el rejuvenecimiento” y “El cáncer no es una enfermedad, es un mecanismo de supervivencia”.

Su libro más reciente se titula ‘Vacuna de la Nación: El envenenamiento de la población, un disparo a la vez “. Moritz es también el creador de Arte Ener-Chi y Santémony Sagrado.

Gran parte del trabajo de su vida se ha dedicado a entender y tratar las causas de la enfermedad, y ayudar al cuerpo, mente, espíritu y corazón para sanar de manera natural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s