Noticias Vivesur

sustainability is a matter of libido, not only of natural resources

If we are to escape from the impasses of capitalist realism, if we are to come up with an authentic and genuinely sustainable model of green politics (where the sustainability is a matter of libido, not only of natural resources), we have to overcome these disavowals. There is no way back from the matricide which was the precondition for the emergence of modern subjectivity. To quote one of my favourite passages in First As Tragedy: “Fidelity to the communist Idea means that, to repeat, Arthur Rimbaud, … we should remain absolutely modern and reject the all too glib generalization whereby the critique of capitalism morphs into the critique of ‘modern instrumental reason’ or ‘modern technological civilization’.” The issue is, rather, how modern technological civilization can be organised in a different way. from http://k-punk.abstractdynamics.org/archives/011437.html
wpid-avatar-james-cameron-movie-1024x576-2013-05-30-14-21.jpg

Beber y beber
por GONZALO CASINO

En nuestra cultura del vino y el alcohol no es tan raro encontrar gente
que raramente bebe agua, ni con las comidas ni entre horas, y que cuando tiene
sed aprovecha para beber algo.

Bajo este hábito parece esconderse el deseo de
añadir al placer natural de aplacar la sed ese otro placer adquirido y si se
quiere más refinado de la bebida. Pero quizá no haya otra motivación que la
derivada de la costumbre, del peso de una tradición alcohólica que ha acabado
haciendo suyas las palabras beber y bebida. Hay, pues, dos formas de beber y
dos tipos de bebida (el agua y el vino serían sus genuinos representantes), y
en ambas abundan los mitos, las verdades a medias y los puntos oscuros en
relación con la salud. Respecto a las bebidas alcohólicas, existe una enorme
controversia médica sobre la idoneidad de recomendar o no el tomar un par de
vasos de vino al día. Por un lado, hay una corriente de opinión, encabezada por
la Organización Mundial de la Salud, que sostiene que no se puede establecer un
umbral mínimo por debajo del cual se pueda beber sin peligro y que, por tanto,
lo mejor es beber lo menos posible. Por contra, numerosos estudios clínicos
avalan la tesis de que beber vino con moderación puede ser incluso beneficioso
para la salud, al menos para prevenir los infartos de miocardio y las
enfermedades cardiovasculares. A la hora de beber hay que distinguir, por
tanto, entre el vino y las bebidas de alta graduación. Si de lo que se trata es
simplemente de calmar la sed, está comprobado que no hay nada mejor que el
agua.

El organismo humano, constituido por agua en sus seis décimas partes, carece de
reservas hídricas para suplir las perdidas que se producen por el sudor, la
respiración, la orina y las heces. En total, un adulto puede perder de dos a
tres litros diarios. Buena parte de estas pérdidas, de uno a dos litros, se
reponen por los alimentos sólidos; todos, en mayor o menor proporción,
contienen agua, desde las frutas (entre un 80 y un 90%) hasta el pan (un 35%).
El organismo genera alrededor de un cuarto de litro de agua diario, y el resto,
variable sobre todo en función de las pérdidas por sudoración, es lo que ha de
reponerse ingiriendo líquidos. De ellos, sólo el agua aporta agua y nada más.
Cuando el organismo está sano, no hay ningún problema en beber más de la
necesaria, ya que no engorda y la sobrante se elimina por la orina. Las demás
bebidas contienen algo más que agua, por ejemplo, calorías en forma de azúcar,
como los refrescos. Los zumos y la leche son alimentos muy recomendables, pero
por su contenido vitamínico y mineral. Beber correctamente no tiene más ciencia
que la de atender a tiempo la llamada de la sed.

(Agua de mar) PDF-Experiencias de utilización de plasma marino como sustituto de la sangre (1974)-Unv.La Laguna Canarias

El Plasma De Quintón. El secreto de nuestros orígenes

El agua de mar, nuestro medio interno

Esta gran obra, relatada por André Mahé de forma amena y rigurosa, nos presenta cómo Quinton, gracias a sus Leyes de la Constancia apoyadas por experimentos irrefutables, demostró no sólo el origen marino de la vida sino también la permanencia en nosotros del medio marino.

Hace tres cuartos de siglo, René Quinton era universalmente célebre y se le situaba entre los sabios más grandes del mundo. En Francia, sus trabajos eran presentados en el Institut, sede de las cinco Academias. Los Dispensarios Marinos funcionaban en numerosas poblaciones y en el extranjero. En 1925 estaba en la cumbre de su gloria cuando su muerte prematura vino a aminorar y oponerse a toda su obra, en plena expansión…

El mar es literalmente nuestra sangre. El Plasma de Quinton, el agua de mar preparada según un método que garantiza la conservación de sus propiedades vitales, es una cosa muy distinta a un medicamento, es un elemento natural exactamente adaptado a las necesidades de la célula viva. La introducción del agua de mar en un organismo cuyo medio vital es deficiente por una razón cualquiera, equivale al aporte de elementos nuevos que son la base de la vida misma. Los trabajos de René Quinton nos explican científicamente la inigualable potencia de los medios marinos.

René Quinton estuvo enfermo de tuberculosis en su juventud, y pidió consejo a un amigo suyo para curarse de esta enfermedad. Aquél le remitió a un texto de Platón, donde decía que estando también enfermo, unos amigos suyos, monjes egipcios, le sanaron por medio de una cura marina. Entonces Quinton fue a vivir a la orilla del mar y practicando una especie de talasoterapia al aire libre, entrando en contacto con el agua repetidas veces y respirando el ambiente marino. Al cabo de un tiempo también se curó completamente. A parir de entonces y gracias a los trabajos de divulgación de Quinton, este método terapéutico se extendió por toda Europa dando lugar así a la reaparición de la Talasoterapia, pues ya en la antigua Grecia, Hipócrates, el “Padre de la Medicina” recomendaba el uso de agua de mar caliente en forma de baños y cataplasmas como tratamiento de diferentes molestias.

Apéndices:

Los beneficios de los oligoelementos, la fuerza del océano.

El uso actual del agua de mar en dietética y terapia, avances en el método terapéutico marino de Quinton.

Este libro incluye un pliego de fotos de pacientes antes y después de realizar la cura de agua de mar descrita por Quinton.

André Mahé investigó durante muchos años el trabajo de Quintony en la actualidad es considerado el máximo experto en la teoría marina. https://www.dropbox.com/s/wfi3xc9kg8rqx47/Aguamar-el-plasma-de-quinton-andre-mahe.pdf

por www.facebook.com/groups/aguamar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s