General

Estado del Alma

Dra. Ghislaine Saint-Pierre Lanctôt
En medicina, buscaba la salud ilimitada: sabía, en el fondo de mí, que existía una manera de que todo el mundo tuviera una salud perfecta con un coste mínimo.
En política, quería descentralizar el poder y volver a ponerlo en las manos de las personas, allí donde debe estar.
En cuanto a la espiritualidad, continuaba mi búsqueda de lo absoluto y descubría el mundo invisible así como su  primacía sobre el mundo visible.

 

La Dra.- Ghislaine Saint-Pierre Lanctôt ha escrito libros de medicina muy, muy polémicos como ¿Qué he venido a hacer en esta tierra? y el famoso La Mafia Médica. Después su publicación, el colegio de médicos la demandó y finalmente la expulsó. Hoy imparte seminarios para ayudar a que la gente tome conciencia del mundo procedente de la curación y enfermedad.

Testimonio

A lo largo de los años empecé a ver cosas que no me parecían sensatas, que no tenían lógica, como por ejemplo seguir dando medicamentos aunque no funcionaran, aunque no se curara la persona. Yo no entendía, por ejemplo, como en un cáncer se aplicaba la quimioterapia si lo que hace es enfermar aún más a la persona que acaba por morirse de todos modos. Cuando aparecieron las medicinas suaves (alternativas) pensé que eso era interesante. Me di cuenta de que lo que hacían ellos era mejor que lo que hacíamos nosotros en la medicina convencional. Y pensé: ¿por qué no nos han enseñado esto a los demás médicos? ¿Cómo puede ser que no lo enseñen en la facultad y que además a estas personas las tachen de charlatanes y de estafadores? Yo me encontré con ellos y vi que eso no era cierto, no eran charlatanes.

Yo estaba convencida de que hacia el año 2000 ya no habría más enfermedad en el mundo, tenía una confianza ciega en la medicina que me habían enseñado. Sin embargo, yo veía que el tiempo pasaba y que la salud de las personas iba empeorando. Me percaté también de que medicamentos que no funcionan se siguen recetando, y que se practicaba una guerra en contra de las medicinas alternativas.

Las medicinas alternativas producen un bienestar más interesante que el que proporciona la medicina convencional. La medicina convencional corta, quema y envenena. Corta con las operaciones, quema con la quimio y envenena con los rayos.

Las medicinas suaves pueden poner orden de forma temporal en el cuerpo, pero como el problema está en el alma, antes o después habrá que afrontar el problema del alma. Es el alma quien enferma a los demás cuerpos. Por ejemplo: mi trabajo ya no me conviene, tengo náuseas por la mañana cuando pienso que tengo que ir a trabajar, entonces empieza a dolerme la espalda, las rodillas, la tripa. Puedo ir a ver a alguien que practique la medicina suave, va a ayudar a mi cuerpo, pero hasta que no solucione lo que pasa con mi trabajo voy a seguir enfermando porque mi alma me dice «sal de aquí».

Es interesante porque el alma entrega un mensaje cada vez más fuerte y cuando no entiendes te lanza un ladrillo a la cabeza: algo fuerte para que tú reacciones.

Nunca es demasiado tarde, la sanación puede ocurrir en cualquier momento. El problema es que cuanto más acuda al médico, más miedo voy a tener y más voy a enfermar. Es un círculo vicioso. Por eso yo digo «deja de ir al médico». No es el médico el que puede sanarme, él hace que yo enferme más y acabo muriéndome.

La quimioterapia es veneno. Normalmente no hace bien a nadie. Hay que saber que hay siempre un conflicto, cualquier enfermedad es psicosomática. Siempre hay un conflicto a raíz de una enfermedad, pero si yo identifico el conflicto y lo soluciono, la enfermedad se va.

Es así que yo entendí que la medicina estaba totalmente controlada por el dinero. Entonces, lo que nosotros hacíamos como médicos era enfermar más a las personas para así generar ganancias para la industria. Entonces, ¿qué es la salud?

El cuerpo sólo manifiesta el estado del alma. Y cuando mi cuerpo está enfermo es porque mi alma está enferma. El cuerpo por sí solo no enferma, es como un espejo que refleja lo que pasa dentro.

No sirve de nada tratar sólo el cuerpo. Hay que mirar el alma, ¿qué es lo que no funciona en el alma? Es la guerra. Porque mi alma me dice que haga algo y mi ego me dice que haga lo contrario. Entonces hay una guerra interna. La enfermedad es siempre la manifestación de un conflicto dentro de mí.

Hay dos aspectos: el cuerpo y el alma. ¿Qué quiere el alma?

El alma quiere la emancipación del ser y el cuerpo quiere la seguridad del haber, del tener. Cada uno tira por un lado, el estrés significa la guerra interior. Cuando trato el alma, todo el cuerpo se alinea sobre este equilibrio. No quiero decir que no haya que cuidar el cuerpo físico, sino hacer las cosas en el orden correcto. Eso genera orden, paz y salud. Eso, en definitiva, es la salud. Lo solemos hacer al revés. La medicina convencional se encarga del cuerpo físico, y no trata el resto.

Nosotros somos los que creamos esta mafia a nuestra imagen y semejanza. El problema es que damos prioridad al «tener» sobre el «ser», ése es el desorden, priorizar el cuerpo en vez del alma.

¿Qué hace una pastilla? Te da la ilusión de que estarás mejor, pero con el tiempo reaparecen los síntomas.

No hay ningún microbio exterior que pueda enfermar, soy yo la creadora de mis enfermedades. Y ésta es la verdadera enfermedad del alma, el no saber que soy yo quien la está creando. Como yo pienso que no soy responsable, me imagino creadores exteriores: microbios, tumores, etc.

Por ejemplo un simple catarro: hace frío, tengo un catarro. Puedes tener un catarro en verano, es un sinsentido, no tiene nada que ver con el frío. Con esta estructura de pensamiento voy generando la guerra hacia los factores exteriores. Y por eso se crearon las vacunas.

¿Qué son las vacunas? Dar la enfermedad de forma más debilitada para que el cuerpo reaccione. Es decir, no tengo la enfermedad pero si algún día la contraigo, sería menos grave porque ya me he puesto la vacuna. Es algo de locos. Vivir en el desorden lleva a este tipo de locuras.

Por ejemplo, la gripe aviar. Cerca de donde vivo había una experta y nos ha dado cifras: en el plazo de nueve años se murieron cerca de 152 personas de gripe aviar en el mundo. Solo en Canadá mueren cada año 10.000 personas por errores médicos, no de enfermedad sino de equivocaciones. ¡Yo creo que más bien habría que vacunar a los médicos!

No hay epidemia, no hay nada. Entonces se ha creado una pandemia a escala mundial, en la cual se han gastado millones de dólares para tratarla pero no hay nada. Esto está en preparación desde hace muchos años.

¿Cómo se puede anunciar que va a haber una pandemia? Una epidemia surge, ocurre, pero no la puedo prever, es un montaje.

La gente tiene miedo… Sí, es una forma de manipulación mental .Es algo que está preparado desde hace mucho tiempo, hay un proceso escondido detrás de esto. El propósito es el control sobre la población.

Lo que yo digo sobre las vacunas en el libro, es lo que desencadenó la ira del colegio médico. Porque las vacunas no se tocan, son sagradas, puedes hablar de cualquier cosa, pero cuidado con las vacunas. Porque las vacunas otorgan importantes ganancias a la industria, pero a las personas les puedes transmitir cualquier cosa.

La vacuna es un medio para producir genocidios con un blanco específico.
Cuando se quiere distribuir a un pueblo o a una raza, la administran. Mira lo que está ocurriendo en África. Ellos lo llaman sida, pero ¿qué significa sida? «Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida». Entonces es el propio sistema inmunitario que se ha debilitado, de modo que cualquier afección es mucho más grave.

¿Quién está detrás de toda esta estrategia? Los que mandan. Hay un gobierno mundial que tiene todos sus ministerios, para la salud es la OMS, pero también están la UNESCO, UNICEF, FAO, FMI, Banco Mundial, etc. Todos los países miembros de la ONU obedecen las órdenes del gobierno mundial.

La solución que propongo es la soberanía individual. Es tomar conciencia como persona individual de que soy yo la que tiene el verdadero poder.

Si los enfermos dejan de ir al médico, se derrumba el sistema médico, si dejo de pagar impuestos no hay gobierno. Entonces ¿dónde está el verdadero poder?, en la persona y la palabra SOBERANÍA, significa el poder último, el más alto, que siempre hemos pensado que estaba fuera y está dentro de nosotros.

Si pensamos en el poder más elevado, pensamos en Dios. Y ¿qué es Dios? Es el espíritu que crea todo el universo y esto está dentro, no fuera. La solución viene cuando yo tomo conciencia de quién soy verdaderamente.

¿Cuál es el primer paso que debemos dar?

Primero empieza por tomar una decisión, que consiste en dar rienda suelta a mi alma, es mi alma quien manda y no el ego, entonces dejo de pelearme. Por ejemplo, mi alma me dice: «deja este trabajo, pero el ego me va a decir: «No, ¿estás loca o qué?, tienes que pagar el alquiler, sostener la familia.

Esa es la guerra. El ego empieza a agitarse ¿qué va a pasarme? Quiere controlar, es su función. Pues no lo sé, soy yo la que va creando qué va a pasarme. ¿Me voy a pelear conmigo misma? No, voy a hacer las paces.

Algo que mejora automáticamente la salud es decir la verdad. Mentimos todo el tiempo, pero incluso sin darnos cuenta, estamos tan acostumbrados a hacerlo…

Voy destruyendo mi salud. Miento porque tengo miedo, es el ego el que miente, el alma nunca miente, dice que diga la verdad.

Es una cuestión de la evolución de la conciencia humana y cuando haya suficiente número de personas que sean conscientes de esto, vamos a alcanzar la masa crítica. Hay personas que darán el salto y otras que no.

Por ejemplo, siento un bulto en el pecho. Tengo dos posibilidades o me quedo aquí quieta y no hago nada o me voy corriendo al médico. Si voy al médico me va a decir que tengo un cáncer. En la mente está escrito «Cáncer igual a muerte». Entonces si yo he sentido miedo y he ido al médico, el doctor me ha asustado aún más y me recomienda quimioterapia. La gente que conozco que se la ha hecho se pone verde, siente náuseas, no tiene pelo y tienen un estado muy debilitado y triste.

Así, cada vez tengo más miedo, estoy más enfermo y más cerca de la muerte. Eso ocurre si tomo la opción del médico.

En el otro caso mi cuerpo me muestra que hay un conflicto interno, el bulto es mi espejo, me está indicando algo. ¿Qué tienes que decirme?, Gracias por manifestarte. Te escucho, háblame de mi conflicto. Entonces yo digo a mi alma: te dejo libre. De esta forma yo puedo sanar definitivamente, no es una remisión temporal.

Hay cada vez más personas que dejan carreras brillantes o trabajos importantes porque ya no le encuentran sentido a lo que hacen. Es normal porque la conciencia se eleva.

Si no hago caso a mi alma y sigo en ese trabajo me enfermo y cuando voy al médico me manda antidepresivos. ¿Y qué son los antidepresivos? Son drogas que hacen que yo ya no sienta nada. «Mi trabajo bien, seguiré con él». Con ayuda de estas pastillas soy efectivo y puedo seguir pagando la hipoteca.

El libro La mafia médica me costó la expulsión del colegio de médicos. Yo sabía que publicándolo, se acababa para mí la carrera de medicina. Me dije: «Si no escribo este libro, me muero». Quizás no hubiera muerto rápidamente, pero sí a nivel del alma.

El desapego, entonces, ¿tiene que ver con conseguir una buena salud?

Cuando estoy apegada a algo es que tengo miedo de perderlo y si tengo muchos apegos no puedo avanzar. Con mi libro La mafia médica todo se fue, el título de médica, la profesión. Cada uno tenemos cargas y apegos distintos.

Sobre la meditación…

Meditar es permitirse poner una pausa desde adentro hacia afuera, es un viaje interno que inicias con el silencio que te acerca y contacta con tu propia fuerza, al meditar te estás permitiendo ser un observador de tus pensamientos y  emociones evitando  envolverte en ellas como cotidianamente lo hacemos;  al llegar a tu centro, te conviertes en fuente de tranquilidad y armonía para ti mismo.

Para meditar hay muchas técnicas  y maneras de hacerlo, si es la primera vez que lo haces, lo mejor es que inicies con una respiración consciente constante, en cualquier espacio y momento que tengas libre permítete ser consciente de que respiras, siente como entra el aire y como sale  e imagina que con la inhalación recibes y con la exhalación liberas.

Puedes también iniciar regalándote espacios meditativos en tu vida cotidiana, acalla los pensamientos, se consciente de tu respiración, de tus emociones y bloquea los ruidos externos (miedos,  dudas, ansiedades, preocupaciones), solo empieza  y a tu propio ritmo te abres camino al ser maravilloso y luminoso que eres!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s